11/07/2016

Todo inicia aquí

castañeda

Simplemente trabajando (?) / Foto: Municipalidad de Lima

Un documento encerrado bajo siete llaves en los archivos de la Municipalidad de Lima y al cual era muy difícil tener acceso, nos puede dar una serie de claves sobre las diversas irregularidades y deficiencias, tanto de la construcción, como del trámite seguido desde la comuna limeña para acelerar la construcción de una obra que, hoy por hoy, demuestra que no sirve para nada.

El bypass de 28 de julio, o como le hemos denominado, el “baipás de Lucho” no solo tiene una historia retorcida en su origen, (al haberse iniciado sus preparativos documentarios antes de culminar la gestión de Villarán y una vez sabido que Castañeda retornaría a la muni), sino también en la elaboración de diversos documentos, para la aprobación de sus permisos.

Como dijimos, a partir de un documento casi escondido: La Declaración de Impacto Ambiental (DIA), a la cual Spacio Libre ha tenido acceso y que ponemos a disposición de nuestros lectores, nos ha permitido descubrir una serie de ineficiencias que por lo menos debieron haber hecho que las autoridades correspondientes le nieguen a Castañeda y sus amigos el permiso para la construcción de un proyecto que jamás existió en los planes originales del proyecto Línea Amarilla.

Los invitamos a hacer este recorrido con nosotros, en la sección todas las entradas, donde haremos un recuento de todo lo que está mal en este proyecto limeño que nos ha evitado el tedioso tráfico producido entre DOS SEMÁFOROS, y así poder decir “gracias, Lucho”.

Agradecemos especialmente a la gente de Lima Nuestra y del Consejo Internacional de Museos y Sitios (ICOMOS Perú), por la asesoría y la información brindada.

Francisco Pérez García
Editor General Spacio Libre