07 Una nueva adenda revela que Lucho quiere de todas formas su pasarela aérea

¿Cuál es el afán? ¿Por qué insistir en una obra a todas luces inviable? ¿Por qué seguir con una construcción que no estaba en el plan original? y ¿por qué seguir pasando por encima de todas las instituciones y organismos de control? Muchas preguntas para tratar de definir por qué la gestión de Luis Castañeda Lossio quiere, como sea, implementar una pasarela aérea en plena avenida 28 de Julio, para terminar de completar el desastre arquitectónico que ha significado el bypass en la intersección con las avenidas Garcilazo y Arequipa. Y ojo, no ha dado marcha atrás como se dijo hace unos meses…

La pasarela que Lucho quiere construir a toda fuerza / Foto: Captura de YouTube

La pasarela que Lucho quiere construir a toda fuerza / Foto: Captura de YouTube

Por Francisco Pérez García
@franco_alsur

Una nueva adenda al contrato de fideicomiso, firmada en mayo de este año, pone de manifiesto los intereses a los cuales está sometida la construcción de una obra que no estaba incluida en el proyecto original del famoso bypass de 28 de julio. La gestión amarilla ha decidido contra viento y marea asumir la construcción de la pasarela aérea (una especie de puente peatonal al mejor estilo del puente Rayitos de Sol) en medio de la avenida 28 de Julio. Esto a pesar que como ya mencionamos, la obra no estaba incluida en la propuesta inicial (Ver informe aquí)

Asimismo, para la gestión de Castañeda, el hecho que las adendas 1 y 2 al contrato de fideicomiso hayan sido declaradas nulas por el ministerio de Economía y Finanzas, parece no interesarle mucho.

Un nuevo documento obtenido por Spacio Libre, demuestra que la comuna ha decidido firmar junto a OAS (¿no estaba quebrada?) y el banco Scotiabank una adenda al fideicomiso para obtener más dinero del capital de inversión del anulado proyecto Río Verde para la construcción de la pasarela. El asunto aquí, es que con el costo de la pasarela, el valor del proyecto aumenta y el dinero del fideicomiso no da para más y el caprichito de la construcción tendrá que salir de las arcas de la Municipalidad de Lima, es decir, del dinero de los aportes de todos los limeños.

Pero, para entender todo esto vamos -como siempre- por partes…

LA NULIDAD DE LAS ADENDAS

Como se recuerda, en un informe del Ministerio de Economía se hizo una serie de observaciones a las adendas 1 y 2 al fideicomiso del proyecto Río Verde, con las cuales se anuló dicho proyecto y se transfirió el uso de esos recursos a la obra denominada “Proyecto Plaza Nueva y Paso Inferior 28 de Julio”.

En ese informe, el MEF notifica a la municipalidad que todo lo actuado antes de la firma de la adenda 2 en octubre de 2015,  no puede ser considerado válido pues está al margen de las normas y notificó a la Contraloría para que actúe sobre estos hechos. En un informe anterior le hicimos la tarea al locuaz contralor Alarcón para que vea los detalles de la misma.

Sin embargo, en la adenda firmada en mayo de este año, se consideran válidas las firmadas anteriormente y se da pie a la construcción de esta pasarela aérea.

adendita

adendita-2

LA PASARELA TRUNCA

Como suele ser una marca registrada en la gestión amarilla, Lucho y sus amigos se mandaron por su cuenta a construir la pasarela. Sin mediar explicaciones iniciaron los forados en medio de la avenida para la instalación de las columnas.

La adenda fue firmada en mayo y ellos ya estaban construyendo sin permisos ni autorizaciones, hasta que el Ministerio de Cultura actuó y decidió ponerle un pare a la construcción de la pasarela, previa multa y proceso administrativo.

En junio, la Municipalidad tuvo que paralizar las obras y tal como muestran las fotos que publicó en Twitter, el colectivo Lima es Nuestra, tuvieron que retirar las zapatas ya colocadas.

Retiro de las zapatas de la pasarela aérea en junio de 2016 / Foto: Lima es Nuestra

Retiro de las zapatas de la pasarela aérea en junio de 2016 / Foto: Lima es Nuestra

zapatad-retiro-junio-16

Foto: Lima es Nuestra

Y fue así que la avenida 28 de julio lucía con estos hermosos huecos y con fierros tirados en medio de la construcción que para mediados de este año, lucía abandonada.

Huecos que quedaron luego del retiro de las zapatas / Foto: Lima es Nuestra

Huecos que quedaron luego del retiro de las zapatas / Foto: Lima es Nuestra

Fierros de las zapatas quedaron a la intemperie / Foto: Lima es Nuestra

Fierros de las zapatas quedaron a la intemperie / Foto: Lima es Nuestra

CUÁNTO ME CUESTA, CUÁNTO ME VALE

En agosto de este año, publicamos una información recogida por el diario El Comercio según la cual, la Municipalidad decidió dar marcha atrás en la construcción de la pasarela.

La nota señalaba

“La comuna aseveró que esta (la pasarela) había sido incorporada al diseño de la alameda en el 2015. No obstante, según una carta remitida por Cultura a (Dante) Alemán (vocero de los vecinos de 28 de Julio), la construcción carecía de permiso, por lo que se abrió un proceso sancionador a la comuna y a la constructora OAS.

El 28 de junio, la comuna solicitó permiso a Cultura para hacer la pasarela, pero el 13 de julio envió otro documento para indicar que desistía de hacer la obra.

Sin embargo, hoy fuentes de Spacio Libre y del colectivo Lima es Nuestra señalan que la comuna no ha desistido de la construcción de la pasarela. En un conversatorio realizado en el Colegio de Arquitectos, funcionarios municipales y representantes de OAS han señalado que se está viendo una forma “legal” para evitar pasar por los permisos del Ministerio de  Cultura.

Ahora bien, esta “bypasseada” no va a salir barata. El diseño original de la alameda en el proyecto original (sin la pasarela) estaba valorizada en 500 mil dólares. Con la nueva adenda, solo el diseño de la pasarela tiene un costo de 350 mil dólares.

La construcción de la nueva alameda ha subido a 8 millones de dólares, más la pasarela que cuesta la “bicoca” de 10 millones de dólares, tenemos que la cifra total es de 18 millones de dólares.

¿Y cuanto queda en el fideicomiso manejado por Scotiabank? El total del mismo asciende a 74 millones de dólares, pero a la fecha ya se ha gastado

Construcción del bypass:                                          58 millones
Construcción de la pasarela (según adenda 3)    10 millones
Diseño de la pasarela                                                 350 mil dolares
COSTO TOTAL                                   68 millones 350 mil dólares.

Estamos hablando de costos más o menos redondeados. No estamos involucrando lo que se ha gastado en el sobrecosto por las demoras de la construcción, el retiro de las zapatas de la pasarela, material que se ha deteriorado, los arreglos de la tubería rota por la municipalidad más la multa que había que pagar.

Si esa pasarela genera un sobrecosto, los 74 millones del fideicomiso no alcanzan y estaríamos hablando de un dinero extra que deberá salir de los fondos de la municipalidad (de tu dinero y el mío, pues amigo, amiga) y que -en teoría- debería pasar por un proyecto SNIP.

Y como siempre, nos preguntamos ¿Dónde está Lucho?

Esta es la nueva adenda firmada por la Municipalidad, OAS y Scotiabank.

Nueva adenda al fideicomiso para la pasarela aéra del bypass 28 de julio by Spacio Libre on Scribd

2 comentarios en “07 Una nueva adenda revela que Lucho quiere de todas formas su pasarela aérea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *